Martes, 30 Junio 2015 23:07

Cuidarme para estar mejor

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

¿Cuántas veces has pensado en ti durante la última semana?

La realidad social y cultural en la que nos encontramos nos presenta un desafío formidable: poder con todo lo que se nos presenta y ofrece. Este planteamiento es una trampa. No somos robots ni tenemos superpoderes, luego no podemos esperar poder resolverlo todo ni aprovecharlo todo. Aun así, un vistazo rápido a nuestro día a día nos permite hacernos a la idea de la dificultad. Preguntémonos, en la última jornada, ¿cuantas veces sentí que llegaba justo de tiempo o tarde a una cita? ¿a cuántos impactos publicitarios estuve expuesto? ¿en cuántas ocasiones más de una persona me hablaba al mismo tiempo? ¿cuántas veces estaba haciendo varias cosas a la vez...?

No sería descabellado hablar de un entorno social hiperactivo, donde hay que hacer muchas cosas en muy poco tiempo para poder acceder a toda la oferta que tenemos a nuestro alcance. En esa oferta no hablo solo de productos de consumo, sino también hábitos de higiene, cuidados sanitarios, actividades culturales, etc.

Una vez alcanzada la reflexión anterior, me gustaría girar nuestra mirada hacia los niños y adolescentes. Personas en proceso de desarrollo cognitivo que conviven en nuestro entorno hiperactivo pero tienen menos recursos para defenderse del mismo, tienen menor margen de reajuste no por mayor vulnerabilidad fisiológica, también por su menor autonomía para poder decidir qué hacer, cuando y durante cuánto tiempo. Además, el aprendizaje por modelos, es decir, el ejemplo que ven en su entorno, no siempre es el más edificante.

Me gustaría proponer a los adultos que atendamos a cinco áreas de autocuidado que no sólo facilitarán una mejor calidad de vida personal, además servirán para que nuestros hijos e hijas aprendan a cuidarse y facilite una protección frente al exceso.

- DESCANSO: Las personas necesitamos dormir y descansar. El descanso que obtenemos durmiendo por la noche no es compensable con otras franjas o hábitos. Dormir un mínimo de siete horas diarias, a poder ser con un horario estable (acostarnos y despertarnos a horarios parecidos todos los días) y en un clima fresco: el sueño es más reparador si evitamos sudar mientras dormimos.

- OCIO: Tener algunos hábitos que nos permitan desconectar haciendo algo que nos produzca satisfacción y nos genere interés. Tratar de tener algo de ocio compartido, con otras personas con las que interactuamos, y algo de ocio individual, alguna actividad de la que disfrutemos con cierta soledad. Señalar que las aficiones que requieren de manualidad y atención (coser, hacer maquetas, bricolaje o jardinería...) son un gran factor de prevención del estrés y eficaces ansiolíticos.

- ALIMENTACIÓN: Nuestro organismo se "estresa" tanto cuando se vacía el estómago como cuando la digestión es larga y compleja. Para prevenir esta fuente de ansiedad, comer de todo, en cantidades moderadas, en unas cinco ingestas diarias. Evitar pasar más de tres horas sin comer nada durante el día (periodo de actividad) y evitar comidas copiosas o sensación de hartazgo. Una estabilidad en los horarios de ingesta nos ayuda a organizar el consumo de recursos fisiológicos.

- EJERCICIO: El concepto de ejercicio no es necesariamente hacer deporte, pero realizar habitualmente una actividad física que genere cierto cansancio viene muy bien. Además de ayudar al proceso de descanso (mayor cansancio ayuda a un sueño más profundo) también facilita la regulación del proceso alimenticio. Si no podemos o no queremos hacer un deporte, simplemente caminar dando zancadas largas o subir por la escalera en lugar de coger el ascensor puede ser suficiente.

- VIDA SEXUAL: Aquí hago referencia a todo lo que gira en torno a la vida sexual: vestirme y peinarme para sentirme a gusto frente a mi pareja o frente a los demás, ser cariñoso, buscar contactos físicos dando la mano, abrazos prolongados, decir cosas agradables... querer gustar activa procesos internos. Aprovechémoslos. Además, son comportamientos que facilitan una vida sexual de pareja más satisfactoria.

Cuidar bien algunos de estos cinco ámbitos personales, o todos ellos, no transformará el mundo. Pero si puede transformar nuestra vida. Sonreiremos más, estaremos más a gusto, y las consecuencias de la hiper-activación social disminuirán.

 

Miguel Hierro Requena

Psicólogo y mediador en Efecto Familia

Visto 866 veces Modificado por última vez en Domingo, 07 Febrero 2016 19:54

Lo último de Miguel Hierro

Artículos relacionados (por etiqueta)

Búsqueda

Calendario

« Octubre 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

Suscripción

¿Quieres recibir nuestro boletín mensual con los talleres y publicaciones en tu mail? ¡Suscríbete!
Please wait