Jueves, 20 Marzo 2014 12:14

Lo de fuera es lo de dentro. Mediación familiar y empresa.

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Me gusta mucho la tendencia que he observado en ocasiones de sustituir la expresión “recursos humanos” por “recursos personales” a la hora de referirse a los empleados de una organización, porque los que trabajamos en ellas somos, por encima de todo, personas.

Así consideramos que las empresas responsables ven a sus trabajadores como aliados comunes en pos de unos objetivos cuyas relaciones se plantean a largo  plazo. Y como todo lo que es a largo plazo, se basa en la confianza, en la satisfacción y en la calidad del fruto que se obtiene.  

De esta interpretación se derivan numerosas consecuencias. Una de las cuales es que las personas somos un todo y que resulta imposible escindir al cien por cien nuestra vida laboral de la familiar como si fuesen dos esferas independientes. Por eso, la tendencia de las políticas de las empresas se dirige a lograr la mejor conciliación posible, en aras de logar la mayor productividad y satisfacción del empleado, con el horizonte de la retención de su talento.

En buena lógica, una esfera familiar armoniosa repercutirá favorablemente en la esfera laboral de la persona y viceversa: un contexto laboral satisfactorio se reflejará de manera positiva en la vida personal.

En el primer caso, por ejemplo, dando como consecuencia trabajadores que pueden cumplir con sus responsabilidades porque su entorno familiar se lo permite, personas puntuales, concentradas, con ánimo de mejorar y de aprender.

En el segundo, ante un trabajo satisfactorio, la persona se sentirá realizada, ilusionada y predispuesta a progresar, por ejemplo, ampliando su formación.

La conciliación laboral y familiar cada vez abarca más aspectos, pues entre todos vamos acordando que el equilibrio entre ambos contextos es el objetivo de empleadores y empleados. Y en este 2014, Año Europeo de la Conciliación de la Vida Familiar y Laboral, me gustaría destacar los beneficios del bienestar familiar derivados de la mediación sobre el ámbito laboral.

La mediación familiar tiene como objetivo que los miembros de la familia lleguen a acuerdos para solventar posibles conflictos. Cuando los desacuerdos surgen en el contexto familiar, y visto desde una mirada sistémica, es inevitable que éstos influyan en otros contextos en los que se encuentra inmerso el individuo, entre ellos, la empresa.

 

La mediación como herramienta para alcanzar acuerdos permite a los implicados tomar parte activa en la resolución del conflicto y en las decisiones tomadas, siendo ellos quienes se responsabilizan del proceso y del resultado del mismo, promoviendo en las personas autonomía, responsabilidad y control sobre sus decisiones. De este modo, cuando las personas aplican en el contexto familiar técnicas de mediación constructivas, es inevitable que transfieran esta capacidad a su entorno laboral, alcanzando entre sus compañeros o con la dirección espacios de encuentro satisfactorios. Con ella se puede aprender que el conflicto existe, pero no se zanja necesariamente en términos de vencedores y vencidos, sino que hay maneras de evitar la frustración ante un problema tanto familiar como laboral.

Por otra parte,  una familia cuyos miembros están organizados es el entorno propicio para trazar puentes de conciliación laboral, por ejemplo, a la hora de aplicar políticas de teletrabajo, que tan buenos resultados están dando, tanto para organizaciones como para empleados. O para organizar racionalmente en el seno familiar un horario flexible de entrada y salida al trabajo. Y en este punto se establece un nuevo cambio de esfera: un empleo que permite compatible con el ámbito personal ofrece motivación y fidelización hacia quien contrata.

Cuando decimos que lo de fuera es lo de dentro, hacemos referencia a que lo que un trabajador lleva consigo cuando se incorpora a una organización queda, asimismo, dentro de la organización: tranquilidad, asertividad, empatía, capacidad de solucionar problemas, motivación, satisfacción.  Considerando el conflicto como algo inherente al ser humano, las organizaciones son conscientes de que sus empleados vienen de casa con, probablemente, más de un asunto por resolver que está influyendo en su productividad. Pues bien, siendo la mediación familiar una vía para poder alcanzar acuerdos que favorece el bienestar del individuo, permitiendo la continuidad de las relaciones entre sus implicados, mejorando la comunicación entre ellos, y resultando menos costosa que otras vías (no sólo económicamente, sino en términos de recursos personales, necesidad de permisos laborales, desgaste emocional…) no es sino un aliado de la empresa en términos de bienestar para sus trabajadores.

Por ello, la mediación familiar y lo que ésta nos aporta, no la situaremos en esta ocasión como algo único del contexto familiar, sino que la veremos como algo que las personas interiorizan y transfieren a otros ámbitos, un modo de actuar que llevan dentro. Y ya sabemos que lo de dentro, también es lo de fuera.

 

Eva Rodríguez Vindel

Psicóloga y mediadora

Asociación Efecto Familia

Visto 753 veces Modificado por última vez en Domingo, 07 Febrero 2016 19:50

Búsqueda

Calendario

« Noviembre 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

Suscripción

¿Quieres recibir nuestro boletín mensual con los talleres y publicaciones en tu mail? ¡Suscríbete!
Please wait